La actividad conto con la presencia de la directora de la Escuela Patricia Castillo, directora General de Pastoral y Cultura Cristiana, Erika Tello Bianchi, estudiantes de pedagogía en Educación Básica que van a realizar las tutorías y los padres de los pequeños a quienes les impartirán las clases, entre otros.

Por medio de una ceremonia virtual, el 18 de abril se dio inicio al proceso de inducción de prácticas sociales de la Escuela de Educación, al proyecto de tutorías educativas y al programa comunitario que ejecuta el voluntariado de la Pastoral UCN.

Este nuevo desafío que se les presenta el primer semestre del 2021 a los estudiantes en práctica en el campamento “Los Arenales”, no solo se enfoca en la formación profesional que consiste en un acompañamiento pedagógico que realizan bajo la metodología de tutorías, sino, que también en generar conciencia, “ser agentes de apoyo, tanto para el estudiante que vamos a tener como para la familia, donde desarrollaremos las competencias necesarias para aportar al cambio y mejorar la equidad de los contextos que nos veremos inmersos más adelante… potenciar nuestro compromiso social con las comunidades que trabaja la pastoral de nuestra universidad… generar vínculos de colaboración que se mantengan en el tiempo”, expresó Valentina Bravo, vocera de sus compañeros de práctica social.

Este gran proyecto nace en conjunto con la Pastoral y la Escuela de Educación de la Universidad Católica del Norte se generó desde la inquietud de una alumna, donde vio una necesidad y era fundamental formar parte, ya que como educadores deben desarrollar un rol social y las competencias necesarias para generar un cambio en los niños que se encuentran en situación de vulnerabilidad, tanto en el contexto escolar formal como en espacios educativos informales.

La directora de la Escuela de Educación, Patricia Castillo enfatizo que “…es importante que esta nueva generación de profesores entienda lo relevante que es comprender la educación desde una perspectiva critica…necesitamos de estos espacios donde se produzca dialogo y acompañamiento para ir forjando el carácter de estos nuevos educadores … nuestra contribución en este hermoso proyecto es humanizar la educación, detrás de cada joven, existe un ser con necesidades y aspiraciones”.

Los apoderados esperan que esta nueva modalidad de trabajo virtual les ayude al aprendizaje de los niños, ya que, ellos no dominan la forma de enseñanza de los profesores, algunos no tienen la educación necesaria para ayudar a sus hijos. La secretaria del campamento Libni Camones comenta que “Ojalá los tutores les pregunten a los niños en qué materia tienen dificultades o en qué nivel se encuentran, algo más personalizado que les permita aprovechar la oportunidad”.

Los tutores tendrán a cargo de dos a tres niños, y a pesar del contexto en que vivimos con respecto a la desigualdad, pandemia y al cambio en las metodologías de trabajo, se comprometieron a ser guías de apoyo, acompañar y motivar a sus pequeños estudiantes.

Share This