Investidura de estudiantes de la generación 2020 de la carrera Pedagogía en Educación Básica con Especialización de la Universidad Católica del Norte

El viernes 17 de junio a las 19hrs se inició la ceremonia de investidura a los alumnos de segundo año de la Carrera de Pedagogía en Educación Básica con Especialización, acto en que se reconoce simbólicamente el paso de estudiantes a profesores en formación, una invitación para profundizar su motivación por la pedagogía.

 

 

 

 

 Las jóvenes y los jóvenes de la generación 2020, fueron acompañados por parte de autoridades de la UCN y académicos de la Escuela de Educación, entre ellos, el rector Rodrigo Alda Varas, el Vice Gran Canciller André Hubert Robinet, la Sra. Patricia Castillo, directora de la Escuela de Educación y el Sr. David Rojas, jefe de Carrera de Pedagogía en Educación Básica con Especialización, entre otros. Como también asistieron las familias y amigos de los estudiantes.

La ceremonia de investidura marca el inicio de las actividades prácticas de la carrera, los 38 estudiantes comenzaron su práctica en un formato distinto adaptado a los requerimientos de la pandemia, pero que cumple su propósito de aproximarlos a la realidad de las escuelas y los desafíos de la labor docente.

 

El rector Rodrigo Alda Varas de la UCN, destacó la labor de los estudiantes en el campamento Los Arenales, donde vive parte de la población más desposeída de la comuna y expresa que “con estas acciones están haciendo presente nuestra vocación social que es parte y característica de nuestra Universidad Católica del Norte… son un ejemplo de esa convicción que nos ha movido desde 1956“. También motivó a los estudiantes a trabajar en establecimientos públicos para fortalecer la relación con los infantes que tienen dificultades económicas y sociales, ya que, los dotará de un mayor sentido en la profesión que han elegido para entregar y contribuir a la sociedad en que estamos insertos.

La ceremonia estuvo marcada por varios hitos, entre ellos, fue acompañada en todo momento por lenguaje de señas, instancia que está desarrollando la UCN con el fin de incorporar a todas las personas en estos actos tan significativos. También el Vice Gran Canciller André Hubert dio la bendición a los estudiantes donde destacó que la pedagogía es fundamental para un país, ya que, son los que están a cargo de la formación de los futuros ciudadanos. Luego de las palabras del Vice Gran Canciller, se prosiguió a la investidura donde el jefe de carrera, David Rojas, llamaba a los estudiantes y sus familias estaban encargadas de investirlos. Este acto marca una nueva etapa y un gran desafío en la formación de los futuros profesores.

Para finalizar la alumna Bárbara Jiménez Zárate, en representación de las y los estudiantes de la carrera de Pedagogía en Educación Básica con Especialización, expresó que la generación 2020 ha estado marcada por la pandemia y se han tenido que replantear todo, pero son una generación de la nueva realidad que aprende en el camino, que logra hacerse paso ante la adversidad y que la vocación les permite continuar.

 

Entrevista con la académica de Pedagogía en Educación Básica con Especialización de la UCN

Dra. Sixtina Pinochet, especialista en didácticas de la Historia, Ciencias Sociales y Geografía, escogida por sus compañeros mejor académica de la Escuela de Educación UCN, plantea sus nuevos proyectos y su mirada crítica ante el actual escenario de la educación.

El 4 de junio de 2021, Sixtina Pinochet docente de la Escuela de Educación presentó el Taller Propuestas Didácticas para la Proximidad. Este estuvo enfocado principalmente en presentar una propuesta para enseñar Historia y Ciencias Sociales a partir del contexto de crisis y virtualidad en el que nos encontramos. Esta propuesta nació el año 2020, a partir de un trabajo interuniversitario entre universidad, a partir de una petición de la Mesa Social Covid- 19 constituida por el Gobierno de Chile para fortalecer la estrategia país.

La Universidad de Chile y la Universidad Católica se encargaron de convocar a diversos académicos del país, entre ellos, docentes de la UCN como Sixtina Pinochet, para levantar una propuesta que, desde la educación, abordara el contexto incierto en el que estamos. La idea era pensar en un escenario diverso en temas de conectividad, con niños que podían asistir a clases sincrónicas siempre, a veces y nunca.

El Taller fue enfocado en evidenciar algunas de las propuestas para el área de historia y buscó promover que el profesorado se incentivara a trabajar de manera colaborativa pensando en cómo potenciar la enseñanza sobre, poniendo el foco en el desarrollo de habilidades.  También se abordó el tema de la proximidad, reconociendo que es uno de los principales desafíos en este contexto de virtualidad.

¿Cuáles han sido los mayores desafíos pedagógicos que se han presentado en el contexto en el que estamos viviendo?

Como ya todos se dieron cuenta uno de los principales canales para llegar a los estudiantes seria la virtualidad, y las estrategias con las que contamos para una clase presencial no se pueden aplicar de la misma forma. Es más difícil poder potenciar el trabajo en equipo, mantener la atención de las y los estudiantes, desafío que se ha mantenido en el tiempo para lograr el desarrollo del aprendizaje, ya que en este influyen un montón de factores.

Los profesores hemos tenido que reconvertirnos, crear clases para todas las situaciones en las que se encuentren nuestros estudiantes, ya que no todos cuentan con el mismo acceso a la educación. Esto fue lo que motivo el levantamiento de la propuesta de la didáctica para la proximidad, ya se buscaba poder llegar a niños, niñas y jóvenes, independiente del nivel de conectividad que tuvieran para poder asistir a clases.

Entre marzo y abril de este año, 7 mil colegios y 1.8 millones de estudiantes del país realizaron el Diagnóstico Integral de Aprendizajes (DIA), desarrollado por la Agencia de Calidad de la Educación para medir los aprendizajes alcanzados por los estudiantes de cada establecimiento durante 2020, Los datos obtenidos a nivel nacional, en más de 73 mil informes, fueron entregados por la Agencia a Mineduc a nivel académico, los estudiantes entre sexto básico y 4° medio no alcanzaron los conocimientos mínimos necesarios en lectura (60%) ni en matemáticas (47%).

¿Cuál es su opinión sobre estos resultados?

Las cifras, además de ser tendenciosas, nos muestra la desigualdad que existe en Chile en lo que respecta al acceso a una educación de calidad. El problema de fondo es la consecuencia de un modelo educativo desigual, que a pesar de que establece ciertos parámetros nacionales a través del currículo, no llega de la misma forma a todos los niños. Esto se condice con un modelo de sociedad que es desigual, y que se expresa en que, por ejemplo, no todos los niños y niñas partan con el mismo capital cultural, la motivación del entorno familiar-social, acceso a información, acceso a compañía y contención durante el proceso educativo, etc.

Si el apoyo familiar está presente o no también va influyendo en como tú te vas apropiando de la importancia de estudiar, del compromiso, porque el aprendizaje parte por ti querer hacerlo, por más que el profesor despliegue mil cosas, no lo vas a hacer, eso tiene que ver con otras condicionantes. Hay que precisar, que es clave el apoyo y la motivación de la familia para que niños y niñas quieran aprender, o reconozcan este proceso como algo importante. Y claro, para que la familia pueda cumplir con este rol, debe contar con tiempo y orientación.

Y relacionado a los recursos, escuelas públicas y privadas no cuentan con el mismo acceso. Eso lo hemos podido constatar siempre, pero se ha hecho más evidente sobre todo a partir de este último año con el tema del COVID.

También podemos hacer meas culpas con respecto a la formación inicial del profesorado, pero en términos generales, y debido al ojo constante que hay puesto encima desde el MINEDUC y la CNA, podemos constatar que la calidad de esta ha avanzado en los últimos 15 años, aún hay cosas que mejorar, sobre todo en lo relacionado a formar profesores y profesoras para la incertidumbre, y empoderados con su rol transformador en la sociedad, pero creo que se ha avanzado en ello. Por ello mantengo la idea que los resultados a los que haces referencia no son más que la consecuencia de problemas que son estructurales, y que terminan impactando en la educación, allí es donde hay que ir (a los problemas estructurales), más que quedarse en el resultado que es una consecuencia.

¿Cómo cambiaria o potenciaría la educación del país?

Desde el punto de vista curricular, creo que hay que empezar a trabajar de una manera diferente, hay muchas asignaturas que aprender, muchos objetivos de aprendizaje, contenidos que abordar que están disociados entre sí. Entonces terminamos agobiando a los estudiantes con muchas cosas que tienen que aprender que pareciera que no tienen ningún sentido para su vida cotidiana.

Lo primero que deberíamos hacer es reorganizar el orden de contenidos que se enseñan para comenzar a generar propuestas que sean más interdisciplinarias. Que las asignaturas conversen fundamentalmente en base a problemas que viven los niños y las niñas, que a partir de allí se comiencen a generar experiencias de aprendizaje. Esto sería lo más óptimo, ya que también les permitiría a los niños y niñas entender por qué está aprendiendo algo hoy en la escuela.

Un aprendizaje más interdisciplinario o multidisciplinar permitiría orientar la educación hacia temas que son importantes, relevantes para los niños y al mismo tiempo para darle este sentido de utilidad a lo que uno aprende y que no sea solo un aprendizaje cultural.

¿Qué debería garantizar la nueva Constitución para proteger la Educación?

Primero debería garantizar efectivamente el acceso a una educación pública intercultural que sea de calidad y para todos y todas, debe ser un derecho social que este protegido por ley.

Segundo enfocarse en los temas pendientes en el desarrollo de la educación, temáticas que están asociadas a género, al cuidado medioambiental, educación para una ciudadanía democrática, estos deben ser los pilares centrales fundamentales de la nueva educación porque, por ejemplo, como trabajamos lo que tiene que ver con las ciencias integradas a los diferentes contextos en los cuales estamos y no solamente desde el punto de vista teórico.

También debería ser una educación respetuosa de los niños, las niñas y los jóvenes, de sus tiempos, intereses y motivaciones. Potenciarles en aquellas áreas que son de su interés. También recuperar la relevancia de las humanidades como un camino para comprender el mundo y la sociedad en la que vivimos desde una mirada empática.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Estoy trabajando con un equipo de docentes de la Escuela de Educación y la Escuela de Psicología en el proyecto UCN 1895 que llega a término en octubre de este año. Este proyecto inició su diseño en el año 2017, y fue adjudicado el 2018.

A grandes rasgos, el proyecto tenía entre sus objetivos diagnosticar como ha sido el desarrollo de la educación para la ciudadanía en las Regiones de Coquimbo y Antofagasta a partir de la aplicación de la ley 20.911. Otro de los objetivos se enfocó en levantar una propuesta metodológica para trabajar potenciando el desarrollo de la Educación para la Ciudadanía. Hoy ya estamos en la fase de aplicación del diseño, y para ello trabajamos con dos establecimientos educacionales de Antofagasta, la Escuela Maximiliano Poblete y el Colegio Bet-El, con estos dos establecimientos estamos trabajando con la aplicación de la propuesta curricular. En lo que respecta a la propuesta para cambios en la cultura escolar, se incluyeron otros dos establecimientos: la Escuela Ecuador y estamos en conversaciones afiando algunos detalles para trabajar con una Escuela rural de Coquimbo, la Escuela Marco Pizarro de San Julián en Ovalle.

La implementación consiste fundamentalmente en implementar todo el material que creamos año pasado: son unidades didácticas interdisciplinares e itinerarios ciudadanos. En la implementación están colaborando estudiantes de pre grado de la carrera de pedagogía en educación básica, quienes a partir de sus seminarios de investigación han recogido información para contextualizar las propuestas a las distintas realidades.

El otro proyecto en el que estoy trabajando es con la docente Viviana Pérez, que también se encuentra asociado con la implementación de unidades didácticas interdisciplinares y con las tesis. Estas unidades fueron hechas para un contexto de presencialidad, articuladas con el currículo priorizado, entonces este año a partir del trabajo con los seminarios de titulación, se deberían adaptar las unidades didácticas e implementarlas también en un contexto de virtualidad.

El proyecto con la académica Viviana se enfoca principalmente en analizar la Formación Inicial Docente en temas de Educación para la Ciudadanía, a partir del acompañamiento en el diseño e implementación de las investigaciones de los estudiantes de pregrado. Como se puede ver, ambos proyectos en los que participo se encuentran relacionados, y se ajustan a mi línea de investigación.

¿Qué consejos le daría a un estudiante de pedagogía para convertirse en un buen profesor?

Lo que hoy conoces como una certeza mañana no lo será, hay que ir actualizándose, ser creativo, generar propuestas que sean significativas para todas las diversidades, querer lo que uno hace. Uno tiene que querer a la gente, ya que vas a tener influencia en esas personas lo quieras o no, y esa influencia puede ser negativa o positiva.

Porque claro tú vas a la escuela y aprendes ciertos contenidos que te enseñan los profesores, pero también aprendes mucho como ellos son y eso es lo más importante. Para ser un buen profesor que logre tener una influencia positiva necesariamente debes querer lo que haces, querer a esos niñas y niños en sus buenos y malos momentos, porque son personas que se están educando contigo y tú te estas educando con ellas.

Estudiantes de Pedagogía en Educación Básica con Especialización de la Universidad Católica del Norte participaron en el primer Taller de Diálogo Pedagógico con estudiantes de México del Instituto Tecnológico de Sonora (ITSON), Campus Empalme

El Taller de Diálogo Pedagógico se impartió el pasado mes de mayo a estudiantes del quinto semestre de Pedagogía en Educación Básica con Especialización y del segundo semestre de Licenciatura en Ciencias de la Educación (LCE). La actividad se realizó de forma virtual logrando el intercambio de experiencias de práctica pedagógica con el objetivo de abrir espacios de diálogos interculturales sobre la formación inicial docente.

El Taller conto con un total de 30 asistentes, entre ellos, David Rojas Contreras, jefe de Carrera de Pedagogía en Educación Básica con Especialización y Ramiro Vargas Meza, Coordinador de Prácticas y académico, ambos de la Escuela de Educación de la Universidad Católica del Norte.  Por parte del ITSON Campus Empalme, se contó con la presencia de Dulce García Zavala, responsable del Programa educativo LCE.

El propósito fue analizar los resultados de los diagnósticos pedagógicos realizados en el periodo de enero a mayo del 2021. A través de este encuentro los estudiantes de diferentes territorios, cultura y educación contrastaron sus experiencias y desde diversas perspectivas lograron evidenciar su propio quehacer profesional, trabajando en equipo, resolviendo problemas, entendiendo y potenciando la enseñanza en un mundo globalizado e intercultural.

La actividad conto con dos eventos, en el primero los alumnos de ambas universidades se reunieron en equipo para analizar y discutir los resultados a partir de los proyectos implementados, y en el segundo, reflexionaron en conjunto respecto a los elementos y problemáticas detectadas entre las experiencias en México y en Chile, finalmente se compartieron las conclusiones y acuerdos establecidos en el trabajo anterior.

David Rojas Contreras, jefe de carrera de Pedagogía en Educación Básica con Especialización enfatiza que “realizar intercambios de experiencia con otras realidades, sean regionales, nacionales o internacionales, nutren profundamente la formación de las y los futuros profesores. Con ello se espera que los y las estudiantes valoren la diversidad y sean capaces de desenvolverse en estos contextos”. La Escuela de Educación con el apoyo de la Oficina Internacional de la Universidad Católica del Norte han levantado una serie de experiencias similares con la Universidad Gran Colombia, la Universidad Católica San Pablo de Perú, etc.

Experiencias que le permitan a los estudiantes dialogar e interactuar con esa diversidad. Los desafíos están en consolidar eventos como estos y aprovechar las oportunidades que se abren a través de la virtualidad para favorecer las redes de colaboración y buscar nuevas formas de lograr los aprendizajes “Creo que lo enriquecedor de esta experiencia en particular ha sido comprender que, pese a las distancias, el mundo educativo está viviendo dificultades similares, y que existen distintas estrategias para abordarlas” destacó David Rojas Contreras.

Inicio de Prácticas Sociales de la Escuela de Educación y programa comunitario que ejecuta el voluntariado de la Pastoral UCN en macro campamento “Los Arenales”

La actividad conto con la presencia de la directora de la Escuela Patricia Castillo, directora General de Pastoral y Cultura Cristiana, Erika Tello Bianchi, estudiantes de pedagogía en Educación Básica que van a realizar las tutorías y los padres de los pequeños a quienes les impartirán las clases, entre otros.

Por medio de una ceremonia virtual, el 18 de abril se dio inicio al proceso de inducción de prácticas sociales de la Escuela de Educación, al proyecto de tutorías educativas y al programa comunitario que ejecuta el voluntariado de la Pastoral UCN.

Este nuevo desafío que se les presenta el primer semestre del 2021 a los estudiantes en práctica en el campamento “Los Arenales”, no solo se enfoca en la formación profesional que consiste en un acompañamiento pedagógico que realizan bajo la metodología de tutorías, sino, que también en generar conciencia, “ser agentes de apoyo, tanto para el estudiante que vamos a tener como para la familia, donde desarrollaremos las competencias necesarias para aportar al cambio y mejorar la equidad de los contextos que nos veremos inmersos más adelante… potenciar nuestro compromiso social con las comunidades que trabaja la pastoral de nuestra universidad… generar vínculos de colaboración que se mantengan en el tiempo”, expresó Valentina Bravo, vocera de sus compañeros de práctica social.

Este gran proyecto nace en conjunto con la Pastoral y la Escuela de Educación de la Universidad Católica del Norte se generó desde la inquietud de una alumna, donde vio una necesidad y era fundamental formar parte, ya que como educadores deben desarrollar un rol social y las competencias necesarias para generar un cambio en los niños que se encuentran en situación de vulnerabilidad, tanto en el contexto escolar formal como en espacios educativos informales.

La directora de la Escuela de Educación, Patricia Castillo enfatizo que “…es importante que esta nueva generación de profesores entienda lo relevante que es comprender la educación desde una perspectiva critica…necesitamos de estos espacios donde se produzca dialogo y acompañamiento para ir forjando el carácter de estos nuevos educadores … nuestra contribución en este hermoso proyecto es humanizar la educación, detrás de cada joven, existe un ser con necesidades y aspiraciones”.

Los apoderados esperan que esta nueva modalidad de trabajo virtual les ayude al aprendizaje de los niños, ya que, ellos no dominan la forma de enseñanza de los profesores, algunos no tienen la educación necesaria para ayudar a sus hijos. La secretaria del campamento Libni Camones comenta que “Ojalá los tutores les pregunten a los niños en qué materia tienen dificultades o en qué nivel se encuentran, algo más personalizado que les permita aprovechar la oportunidad”.

Los tutores tendrán a cargo de dos a tres niños, y a pesar del contexto en que vivimos con respecto a la desigualdad, pandemia y al cambio en las metodologías de trabajo, se comprometieron a ser guías de apoyo, acompañar y motivar a sus pequeños estudiantes.

A través de una investidura simbólica y virtual, los nuevos docentes UCN concluyen su proceso formativo de pregrado

Las jóvenes y los jóvenes de la generación 2017 de Pedagogía en Educación básica con especialización, fueron acompañados por parte de los académicos de la carrera incluida la directora Patricia Castillo y la anterior jefe de Carrera Sixtina Pinochet, como también junto a sus familiares y amigos.

El viernes 30 de abril a las 18hrs se inició la ceremonia de investidura y cierre de ciclo de la generación 2017 de PEBE quienes defendieron sus seminarios de investigación pedagógica durante el mes de enero del presente año. En esta ocasión el protocolo cambio debido a la pandemia y los egresados y egresadas asistieron al evento mediante una reunión por zoom.

Sin embargo, no influyo de mala forma en los participantes, ya que, la ceremonia desde principio a fin estuvo llena de emociones y experiencias de servicio. Antes esta actividad era muy íntima y participaban solo los profesores que tuvieron que ver en el proceso formativo de los alumnos, pero gracias a la nueva metodología las familias también participaron, lo cual fue acogedor.

Sixtina Pinochet, destacó lo complejo que fueron estos últimos tres semestres ubicándonos en el contexto actual de crisis, debido a que al comienzo de la pandemia no se sabía muy bien como serían las clases virtuales, además no se puede negar que el contacto humano es necesario para los procesos educativos, “porque si un estudiante no genera un vínculo contigo, él no va a aprender nada de lo que le enseñes…tener un estudiante en la pantalla y que la apague, no saber cómo es su realidad, no saber qué está pasando, es complejo” mencionó Kevin Lara, egresado de PEBE.

Sin embargo, a pesar de las dificultades “la generación 2017 enfrento toda adversidad sacando creatividad que desconocían, dejaron evidencia el potencial de adaptación que tienen cuando hay algo superior de por medio “la educación de niños y niñas” “enfatizó la académica Sixtina Pinochet.

Este año las familias fueron las encargadas de realizar la investidura, los egresados se levantaban al escuchar su nombre y recibían las piochas distintivas que marcan el cierre de un ciclo y el comienzo de una nueva experiencia profesional. Egresa una nueva generación de profesores, con ganas de ser agentes de cambio, respetando los valores de sus mentores y el esfuerzo de sus seres queridos. Responsables de la relevancia de la educación como un motor que permite aportar a la construcción de una sociedad mejor.